Conéctate con nosotros

Salud

«Lo crítico es que los profesionales de la asistencia y los de la investigación trabajen juntos, hombro con hombro»

Francisco Javier del Castillo es doctor en Ciencias Biológicas e investigador senior del Sistema Nacional de Salud en la FIB del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Tras completar su tesis en genética molecular, comenzó a investigar las bases moleculares de las enfermedades raras en dos estancias postdoctorales, una de ellas financiada por el Programa…

Publicado

en

«Lo crítico es que los profesionales de la asistencia y los de la investigación trabajen juntos, hombro con hombro»

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

Francisco Javier del Castillo es doctor en Ciencias Biológicas e investigador senior del Sistema Nacional de Salud en la FIB del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Tras completar su tesis en genética molecular, comenzó a investigar las bases moleculares de las enfermedades raras en dos estancias postdoctorales, una de ellas financiada por el Programa Marie Curie de la UE. Fue investigador de plantilla del INSERM (sistema nacional de salud de Francia) entre 2005 y 2007, fecha en la que se incorporó al Servicio de Genética del Hospital Ramón y Cajal como investigador del programa Miguel Servet. En la actualidad, estudia las bases genéticas-moleculares de las enfermedades lisosomales.

En cualquier país, la investigación hospitalaria es fundamental para la sociedad, pero, en España, parece que está especialidad está permanentemente olvidada, o así es como se sienten un gran número de profesionales de esta área, ¿no?

No es una cuestión de percepción, la investigación hospitalaria es la principal asignatura pendiente del Sistema Nacional de Salud. Cualquier sistema sanitario moderno se centra en tres grandes pilares: la asistencia, la formación de nuevos profesionales y la investigación. En fecha tan reciente como 2010, el Profesor Segovia de Arana, probablemente la persona que más ha contribuido a la modernización de la sanidad española, reconocía que “lo más importante que se puede hacer hoy día en la medicina española, donde la parte asistencial ya es perfecta, es fomentar la investigación sanitaria”. Y desde 2010 la situación no ha mejorado, en particular por las crisis económicas y la aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que ha impedido que se estabilizara a numerosos profesionales procedentes de los programas de captación de talento para investigación, generando una enorme conflictividad laboral en este sector.

Para los que no conozcan esta especialidad, ¿podría explicarme cuáles son las funciones de un investigador hospitalario?

En el sistema sanitario hay especialistas expertos en toda clase de trastornos. Del mismo modo, nosotros somos los especialistas en investigar. Dedicamos el 100% de nuestro tiempo de trabajo a la investigación de los problemas y retos que surgen a diario durante la labor asistencial. Por ejemplo: ¿por qué varios pacientes responden de manera distinta a un tratamiento?, ¿cómo afrontar esta nueva enfermedad emergente?, etc.

Tenemos muchos tipos de formación: unos somos médicos, otros biólogos, químicos, físicos, etc. A lo largo de nuestra carrera, que incluye en la práctica totalidad de los casos un doctorado, hemos adquirido la formación y competencias necesarias para dirigir y realizar investigación, así como las técnicas especializadas y las formas de pensar que son necesarias para ello. La clave está en que dedicamos todo nuestro tiempo a investigar, mientras que el médico que está en labores asistenciales no suele disponer de tiempo para ello, o lo saca trabajando en ella fuera de su jornada laboral.

La experiencia demuestra que los progresos mayores se logran cuando los médicos asistenciales y los investigadores trabajamos hombro con hombro. Entre nuestras competencias está la creación y dirección de equipos científicos, la formación de nuevos investigadores y la enseñanza de la investigación a los profesionales asistenciales, la captación y el uso de fondos para investigación, la generación de resultados y la divulgación de los mismos, así como la obtención de patentes y el desarrollo, evaluación y despliegue de nuevas tecnologías de uso en sanidad (pensemos en las terapias celulares avanzadas, la secuenciación masiva, los avances en medicina de precisión y en la aplicación de la inteligencia artificial a la salud, etc.).

En este sentido, ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrentan?

En la actualidad, la mayoría de los profesionales que son investigadores hospitalarios en sentido estricto (es decir, que no son facultativos, que dedican parte de su tiempo de trabajo a investigar) están segregados en instituciones distintas de los hospitales – las Fundaciones de Investigación Biomédica, lo cual es la fuente de la mayoría de problemas laborales. Dichas Fundaciones fueron creadas para gestionar los fondos de investigación, tarea que realizan con eficacia, pero nunca se previó que se ocuparan también de gestionar los recursos humanos, por lo que no existe un marco legal adecuado.

Por ello, la investigación hospitalaria tiene una tasa de temporalidad de las más altas de España (en torno al 80%), existen discriminaciones salariales y grandes diferencias en la situación profesional y derechos laborales entre comunidades autónomas, no hay carrera profesional, etc. En los últimos años, la colaboración de nuestra asociación con sindicatos y Administraciones Públicas ha llevado a la negociación de convenios laborales en algunas comunidades autónomas (como Madrid, Andalucía y Galicia) y a la creación de estatutos del personal investigador hospitalario (como en Baleares).

Sin embargo, la negociación de los convenios desde cero es un proceso extremadamente lento (ocho años para el convenio de Madrid, el único que ha entrado en vigor) y los convenios solamente resuelven algunos de los problemas más acuciantes. La solución a estos problemas está prevista en la vigente Ley de Investigación Biomédica, en la que se establece que las Administraciones Públicas fomentarán la incorporación a las plantillas hospitalarias de personal investigador en régimen estatutario, lo que garantiza una situación laboral digna y con un marco jurídico plenamente desarrollado, a la vez que soluciona los problemas derivados de la aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Por desgracia, la mayoría de las Administraciones lleva orillando aplicar esta medida desde que se promulgó la ley en 2007. Esperemos que el cambio en la percepción de la investigación hospitalaria motivado por la pandemia por parte de la sociedad y, en particular, de nuestros políticos, ayude a que comience a aplicarse esta solución.

La investigación, al igual que muchas otras áreas, también ha evolucionado con el paso del tiempo. ¿Qué nuevos métodos diagnósticos se están utilizando para identificar y analizar las enfermedades?

Utilizamos todos los recursos que la ciencia y la tecnología ponen a nuestro alcance, desde los últimos avances en epidemiología, inteligencia artificial, big data y modelización hasta las últimas novedades en todas las tecnologías -ómicas, ultrasecuenciación o edición génica, pasando por la creación y análisis de modelos animales y celulares de enfermedad, las terapias génica y celular, la biología de sistemas, la virtualización, la nanotecnología… La lista es extensísima y abre muchísimas nuevas vías para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

Se dice que, para poder investigar el problema, hay que estar muy cerca del paciente. ¿Qué opina al respecto?

Estoy totalmente de acuerdo. Fíjese en que hay un consenso en todos los países avanzados en que la solución a los problemas sanitarios pasa por tener una investigación hospitalaria fuerte y desarrollada. Hay que estar donde está la acción, así que lo crítico es que los profesionales de la asistencia y los de la investigación trabajen juntos, hombro con hombro, para enfrentarse a las cuestiones que surgen todos los días. Con los investigadores fuera de los hospitales, esa tarea se vuelve prácticamente imposible. Dentro, nuestra colaboración produce muchísimos frutos.

La Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios está formada por una gran variedad de disciplinas que realizan su investigación en hospitales, institutos y en fundaciones de investigación sanitaria, ¿podría mencionarnos algunas?

La inmensa mayoría pertenecen a las Ciencias de la Vida, como Biología y disciplinas afines (Bioquímica, Biotecnología, Bioinformática, etc.), Medicina, Farmacia, etc. También contamos en nuestras filas con otros científicos como Químicos, Físicos o Matemáticos, así como con ingenieros. La investigación hospitalaria es cada vez más multidisciplinar y es esa variedad de enfoques la que conduce al éxito.

Actualmente, cuentan con más de 300 proyectos de investigación públicos y privados. ¿Cómo gestionan todos estos proyectos?

Esos proyectos son dirigidos por nuestros socios, como parte de sus funciones como investigadores, y gestionados por las entidades a las que ellos pertenecen, que en su mayoría son las Fundaciones de Investigación a las que me referí anteriormente. En esas Fundaciones hay excelentes gestores implicados en tareas de innovación, contratación y administración de los fondos de investigación, que pelean con las restricciones que impone una legislación del sector público que no está pensada para ese tipo de fondos, y que igualmente carecen del reconocimiento del sistema y de una carrera profesional específica. Este es otro problema que debe resolverse, cuanto antes mejor.

Centrándonos en la asociación, ¿cuáles son sus principales objetivos?

Nuestro principal objetivo es conseguir crear una carrera profesional para todo el personal de investigación en el Sistema Nacional de Salud, con un marco laboral digno y estable. Queremos concienciar a los poderes públicos y a la sociedad en general de la vital aportación de la investigación hospitalaria a la calidad de nuestro sistema sanitario. Y por supuesto, velamos por la defensa de los intereses de nuestro colectivo, así como asesoramos a las Administraciones, a los Parlamentos y a los partidos políticos en cuestiones relacionadas con nuestra actividad, en particular a través de nuestra participación en COSCE (Confederación de Sociedades Científicas de España).

Para finalizar, ¿qué proyectos tienen en mente para desarrollar a medio y largo plazo?

Nuestros proyectos más inmediatos son ayudar a paliar las carencias del sistema de investigación hospitalaria introduciendo enmiendas a la ley de Presupuestos Generales del Estado que permitan aliviar la temporalidad y eviten la fuga de cerebros, como ya hicimos con una enmienda a la Ley de PGE 2021. Además, estamos colaborando con el Ministerio de Ciencia e Innovación para la reforma de la Ley de la Ciencia, trasladando la urgente necesidad de regular el único sector de la investigación científica que no está correctamente regulado (ya que existen carreras profesionales completamente reguladas para el personal de investigación de las universidades y de los Organismos Públicos de Investigación como el CSIC). Quiero destacar nuestra sintonía con el actual equipo ministerial, que está singularmente atento a los problemas de nuestro colectivo. Por último, buscamos colaborar con todas las entidades interesadas en promover la investigación hospitalaria, tales como asociaciones de pacientes (por ejemplo, FEDER), la industria farmacéutica, la asociación de entidades de gestión de investigación clínica REGIC, etc.

Tu Formación certificada al mejor precio!!

Salud

El efecto nocivo de la sobreexposición a los medios para nuestra autoestima

En los últimos años ha surgido con fuerza un discurso de autoestima, amor hacia uno mismo y superación, que viene de mano con la nueva concienciación hacia la salud mental. Esto ha contribuido a la visualización de la problemática, y las personas se han interesado más por su bienestar psicológico, ya sea acudiendo a terapias…

Publicado

en

El efecto nocivo de la sobreexposición a los medios para nuestra autoestima

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

En los últimos años ha surgido con fuerza un discurso de autoestima, amor hacia uno mismo y superación, que viene de mano con la nueva concienciación hacia la salud mental. Esto ha contribuido a la visualización de la problemática, y las personas se han interesado más por su bienestar psicológico, ya sea acudiendo a terapias o realizando procesos de introspección con la ayuda de libros de autoestima.

No obstante, cuando hablamos de lo que se ve en las redes ¿Qué tanto de esto es genuino y qué tanto es performativo? En el mundo del internet es difícil descifrarlo, especialmente cuando es justo este el medio que ha impactado la percepción que tenemos de nosotros mismos, pero más allá si es genuino o no ¿Tiene o no un impacto positivo sobre el tema que trata de abordar?

A diferencia de lo que se podría creer, estas tendencias han llevado a aquello conocido como “positividad tóxica”. Es decir, que al contrario de lo que se quiere, en lugar de brindarle a las personas un espacio de comprensión y motivación ejerce presión sobre las personas con problemas como la ansiedad o la depresión, que no se sienten capaces de llevar un estilo de vida “positivo y productivo”

¿Bienestar o productividad?

Las publicaciones en redes que tratan sobre estabilidad y bienestar suelen estar enfocadas en rutinas diarias de personas que parecen completamente estables, mantienen una excelente condición física, una familia estable, libertad financiera y además cuentan con tiempo para practicar formas de cuidado personal como yoga o meditación. Como se puede apreciar, hay una equiparación del bienestar con la productividad, una de un tipo bastante específico, que se enfoca en no solo tener una rutina activa, sino en que esta cumpla con los cánones de lo que se considera exitoso y bello, restándole importancia a las condiciones estructurales que llevan a los problemas personales, y volcando toda la responsabilidad en el individuo.

La American Psychological Association (APA) realizó un estudio en 2021 sobre el impacto de los hechos acontecidos en 2020 en el autoestima de las personas, dejando de manifiesto un aumento en la autopercepción negativa en la población. Por supuesto este resultado deriva de una múltiple causalidad, pero por ahora queremos enfocarnos en el aumento del uso de las redes en la pandemia y como la inmersión en la virtualidad desdibuja la autopercepción con sus tres puntos focales: La distorsión, la creación de necesidades, y la paradoja de las comunidades virtuales.

Distorsión

Desde el uso masivo y la popularidad de Snapchat vivimos en la época de los filtros. Instagram, tiktok, apps de edición e incluso aplicaciones que utilizan inteligencia artificial para modificar los rasgos faciales en la pantalla. En América se han reportado un aumento de casos en los que cirujanos plásticos son contactados por pacientes que desean modificaciones faciales que asemejan  su rostro al reflejado por la pantalla con el uso de filtros, y aún si pudiera parecer distópico, todo esto es solo la consecuencia lógica de un largo proceso de distorsión de la imagen propia.

Aún si no utilizan filtros, se está expuesto a esta distorsión con la sobreexposición a medios como videos y fotografías de personas que han homogeneizado sus rasgos ya sea a través de cirugías, edición o ambas. Los cánones de belleza siempre han sido privativos, pero lo que diferencia este tipo de interacción con estos, a la dada en otras épocas, es que la imagen que recibimos e incluso damos de nosotros mismos, pasa por estos filtros, literales y figurativos de distorsión.

Creación de necesidades

Como se puede apreciar en el punto anterior con el ejemplo del caso de los cirujanos, el bombardeo de este tipo de contenido termina generando necesidades que devienen en el hiperconsumismo. En las últimas dos décadas han surgido muchas más marcas de maquillaje y cuidado facial que todas las fundadas en el siglo XX, sin mencionar la explotación creada por la industria creciente del fast fashion.

El cuidado personal es, por supuesto, una necesidad y debe ser satisfecha, pero hasta qué punto se configuran sus aplicaciones como una necesidad real y no una creada. La aspiración a la belleza no es una característica moderna, y aún así, la manera en la que se desarrollan los mecanismos de consumo actuales, presentan una alineación hacia la individualidad cada vez mayor.

Paradoja de comunidades virtuales

El ideal de las redes era la conexión y comunicación entre las personas sin limitaciones espaciales. Poco se estimaba que se convertirían en el gran mercado de macrodatos que es hoy en día, en la que su función comunicativa ha quedado más bien relegada. Es innegable por supuesto la conformación de comunidades virtuales, el impacto positivo de estas en la vida de millones y las facilidades que dan a la comunicación. No obstante, el estar “conectados a la distancia” encierra en sí una paradoja, y es que las personas han adoptado cada vez más la comunicación virtual, esta no sustituye la socialización real. Así, las personas se encuentran ante su yo virtual, y la necesidad de aceptación y reconocimiento por parte de los individuos que pertenecen a sus mismas comunidades virtuales, haciéndoles construir un yo virtual, una realidad para redes sociales, una personalidad en la web, pero sin que esta sea capaz de suplir sus necesidades como ser social.

Esta triada de fenómenos interconectados que conducen a querer-hacer-consumir han creado estragos en toda una generación que ha crecido sumergida completamente en los medios digitales, dejando mella en su personalidad y autoestima. Con esto no se quiere concluir con una impresión negativa hacia las redes y la tecnología, sino más bien como una concienciación a lo mucho que se han relegado estas problemáticas que están directamente afectando la salud mental de millones, quienes luego deben luchar en soledad con sus problemas de autoestima, ansiedad e incluso depresión.

Tu Formación certificada al mejor precio!!

Sigue leyendo

Salud

Oftalmólogos y alergólogos alertan del incremento de alergias oculares en España

Las alergias oculares ha experimentado un significativo aumento en nuestro país en los últimos años, en gran parte motivado por las consecuencias directas e indirectas del cambio climático y el aumento de la contaminación ambiental. Clásicamente, se estimaba que aproximadamente un 20% de la población española sufría algún tipo de alergia ocular, una tasa que…

Publicado

en

Oftalmólogos y alergólogos alertan del incremento de alergias oculares en España

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

Las alergias oculares ha experimentado un significativo aumento en nuestro país en los últimos años, en gran parte motivado por las consecuencias directas e indirectas del cambio climático y el aumento de la contaminación ambiental. Clásicamente, se estimaba que aproximadamente un 20% de la población española sufría algún tipo de alergia ocular, una tasa que actualmente se sitúa por encima del 30% en nuestro país. El problema preocupa y ocupa a los oftalmólogos, tal y como se ha puesto de relieve en la XX Reunión Anual de la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea (SESOC), que ha congregado en Madrid a unos 500 profesionales de toda España y que ha contado en la presente edición con la colaboración de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Y es que, para hacer frente a este problema, la cooperación interdisciplinar de oftalmólogos y alergólogos es clave, “siendo ésta imprescindible para frenar la expansión de las alergias oculares y optimizar su detección y manejo terapéutico”, según subraya el Dr. José Manuel Benítez del Castillo, presidente de la SESOC, quien ha resaltado el éxito de este evento, “tanto por el número de congresistas como por lograr que prácticamente la mitad de los ponentes sean alergólogos, dando un paso más en nuestro objetivo de acercarnos a estos especialistas, con los que debemos trabajar más estrechamente para poner cerco a las alergias oculares”, misión con la que se ha mostrado totalmente de acuerdo el Dr. Ignacio Dávila, presidente de la SEAIC.

Las alergias oculares, a la cabeza

Las alergias oculares son procesos inflamatorios de origen inmunológico de la superficie ocular. Su espectro clínico es muy variado, incluyendo desde las conjuntivitis alérgicas (estacionales o perennes), a la queratoconjuntivitis vernal y la queratoconjuntivitis atópica. De todas ellas, como señala el Dr. Benítez del Castillo, las más habituales son las conjuntivitis alérgicas estacionales que, en la mayor parte de los casos, son leves”; sin embargo, hay hasta un 10% de pacientes con alergias oculares que presentan formas más graves, como la queratoconjuntivitis vernal o atópica, que pueden provocar graves trastornos y comprometer la visión”.

Picor, enrojecimiento y escozor son los síntomas más comunes y frecuentes de estas alergias oculares, que habitualmente se asocian con rinitis alérgica y otras manifestaciones clínicas. Ante estos síntomas continuados, como recomienda el Dr. Pedro Arriola, co-organizador de esta reunión y que trabaja en el Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), “hay que acudir al médico, no se deben banalizar estas manifestaciones clínicas, que deben ser evaluadas y tratadas por un oftalmólogo que, en las formas más graves, se deberá apoyar también en la confirmación diagnóstica y la orientación terapéutica de los alergólogos”.

El aumento de casos de alergias oculares se debe, fundamentalmente, a una mayor susceptibilidad inmunogenética, mayor exposición alergénica y a una mayor complejidad medioambiental. “Nuestros hábitos de vida actuales, la mayor contaminación ambiental y el predominio de un modo de vida en ‘burbuja’, que evita la exposición habitual a algunos alérgenos, están impulsando las alergias oculares, que son más frecuentes en el entorno urbano y que afectan principalmente a adultos en edad laboral pero que tienen también una repercusión significativa en niños”, tal y como resalta el presidente de la SESOC. 

Impacto económico y en la calidad de vida

Aparte de la preocupación que supone el aumento de la incidencia de estas alergias oculares, los expertos reunidos en este foro han querido recordar que, a pesar de la creencia común de que estos trastornos suelen tener un carácter leve, suponen una gran afectación para la calidad de vida de los pacientes (e, incluso, de sus familiares, especialmente en el caso de pacientes pediátricos) y tienen un enorme impacto económico. Los estudios de calidad de vida muestran que los pacientes con alergias oculares refieren un peor estado general de salud percibida y una peor función visual. Pero, además, se sabe que estas alergias tienen un impacto negativo en los costes directos, indirectos, intangibles y oportunistas.

Como apunta la Dra. Margarita Cabanás, del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Virgen del Rocío, “el hecho de que los procesos alérgicos estén incrementándose tiene, entre otras muchas consecuencias, un imparable crecimiento del gasto farmacéutico, una elevación de la comorbilidad (frecuentemente, la presencia de alergia ocular se asocia con otros trastornos, como asma, rinitis, poliposis, ojo seco, alergias alimentarias, otras alergias,…) y una mayor improductividad (debido, sobre todo, al aumento del absentismo laboral, y es que la mayor parte de los casos de alergia ocular se producen en población en edad laboral)”. Todo esto sin tenerse en cuenta que, según los expertos, está infraestimado el número de casos de alergia ocular, lo que genera una alta tasa de infratratamiento.

Esto revela otro de los déficits que subsisten en relación con estas enfermedades, como es la alta tasa de autotratamientos no supervisados. Se advierte, por ejemplo, el empleo frecuente de medicaciones OTC y remedios no farmacológicos, así como el riesgo de empleo de tratamientos subóptimos, lo que aumenta el riesgo de exacerbaciones y las posibilidades de cronificación de algunas de estas alergias oculares e, incluso, eleva el riesgo de que se produzca afectación corneal y pérdida visual.

Por eso, como han reclamado los expertos reunidos en este foro, es preciso poner más medios y una mayor atención para facilitar la detección y control de casos de alergia ocular, “lo que supondría no solo beneficios en términos de salud y calidad de vida, sino también un gran ahorro al sistema sanitario español”, afirma el Dr. Benítez del Castillo, apostándose por medidas tales como la puesta en marcha campañas de prevención, llevar a cabo nuevos estudios, consensuar protocolos de abordaje y fomentar la colaboración multidisciplinar.

Alergias oculares: una revisión de 360º

La coordinación principal de la XX Reunión ha recaído en los doctores Francisco Arnalich y Pedro Arriola, que hacen un balance muy satisfactorio, “habiendo ofrecido una formación muy útil para la práctica clínica diaria de oftalmólogos y alergólogos”.

Alrededor de cinco bloques temáticos, oftalmólogos y alergólogos de referencia nacional e internacional han expuesto novedades y debatido sobre las bases de la alergia ocular, profundizándose en conceptos de inmunopatología, anatomía patológica y biomarcadores. También se han evaluado las distintas formas clínicas de alergia ocular. Con todo, la parte central del evento se ha focalizado en los procedimientos diagnósticos y en los distintos tratamientos disponibles y en desarrollo (todo ello desde una visión interdisciplinar), así como en el impacto económico y en la calidad de vida. La mayor parte de las sesiones y conferencias se han fundamentado en la presentación y discusión de casos clínicos complejos, controvertidos e ilustrativos.

Especialmente significativa ha sido la aportación efectuada por ponentes internacionales, “dos de los oftalmólogos europeos más reputados y que cuenta con un mayor número de referencias bibliográficas sobre alergia ocular”, según destaca el Dr. Arnalich, que trabaja en el Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid). El Dr. Andrea Leonardi, de la Universidad de Padua, ha ofrecido su visión particular sobre la epidemiología de la alergia ocular, los distintos fenotipos y endotipos, y sobre su manejo terapéutico. Por su parte, la profesora Dominique Bremond-Cignac, del Hospital Necker Enfants Malades de Paris, ha efectuado una exhaustiva revisión sobre el manejo diagnóstico y terapéutico de la alergia ocular en niños.

Tu Formación certificada al mejor precio!!

Sigue leyendo

Salud

Píldora experimental consigue acabar con la leucemia mieloide aguda

Un ensayo clínico en Estados Unidos ha demostrado que una píldora experimental llamada revumenib ha conseguido la remisión completa del cáncer en 18 pacientes con leucemia mieloide aguda, una forma de cáncer de la sangre que es el más frecuente en adultos y que tiene una supervivencia a los tres años de apenas el 25%.…

Publicado

en

Píldora experimental consigue acabar con la leucemia mieloide aguda

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

Un ensayo clínico en Estados Unidos ha demostrado que una píldora experimental llamada revumenib ha conseguido la remisión completa del cáncer en 18 pacientes con leucemia mieloide aguda, una forma de cáncer de la sangre que es el más frecuente en adultos y que tiene una supervivencia a los tres años de apenas el 25%. La enfermedad provoca la producción desbocada de células defectuosas en el tuétano de los huesos, lo que puede ser mortal si no se trata a tiempo.

El revumenib se dirige a dos subtipos genéticos en los que una proteína llamada menina facilita la progresión de la leucemia. El fármaco se une a esta proteína y la inhibe, gracias a su compleja receta química: C32H47FN6O4S. Los resultados del ensayo son preliminares y no implican la curación definitiva, pero los responsables del experimento son optimistas.

“Creemos que este fármaco es extraordinariamente eficaz y esperamos que esté al alcance de todos los pacientes que lo necesiten”, afirma el médico Ghayas Issa, del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas.

Los prometedores resultados se publican en la revista Nature, una de las publicaciones científicas más prestigiosas del mundo. Sin embargo, los investigadores destacan que el fármaco no funciona en todos los casos y que no es la panacea, ya que, en la mayoría de los casos, las terapias dirigidas pueden revertir la leucemia, pero difícilmente curarla por sí solas.

Puede beneficiar a casi 400.000 personas con leucemia aguda

El hematólogo Pau Montesinos, coordinador del Grupo Español de Leucemia Mieloide Aguda, cree que los nuevos datos son esperanzadores, pero subraya la importancia de que el revumenib se pruebe en cientos de personas para confirmar su seguridad y eficacia. El propio equipo de Montesinos participará en los próximos ensayos internacionales de la pastilla, desarrollada por la farmacéutica estadounidense Syndax Pharmaceuticals.

El oncólogo Ghayas Issa, responsable del experimento, estima que estas nuevas pastillas pueden beneficiar a casi 400.000 personas con leucemias agudas resistentes a otros tratamientos, tanto la mieloide como la más frecuente en niños, llamada linfocítica. Los expertos reconocen que el factor económico será clave si finalmente se aprueba la pastilla, ya que el precio de los últimos fármacos orales contra el cáncer suele ser elevado.

El revumenib ha conseguido una remisión completa del cáncer en 18 pacientes con leucemia mieloide aguda, un resultado prometedor pero preliminar que requiere más pruebas para confirmar su seguridad y eficacia. El fármaco se dirige a una proteína específica y su éxito podría beneficiar a cientos de miles de personas con leucemias agudas resistentes a otros tratamientos. Sin embargo, los expertos advierten que el fármaco no funciona en todos los casos y que no es la panacea para la enfermedad. Además, el factor económico será clave para su aprobación y acceso a los pacientes.

Tu Formación certificada al mejor precio!!

Sigue leyendo

Tendencias

  • https://radios.pycserver.com/proxy/pyc/stream
  • Ritmo Digital